Cuál es la mejor opción para formarse online

Cuál es la mejor opción para formarse online

Una vez hice un curso sobre innovación online. Todo empezó porque un contacto de redes sociales me invitó a hacerlo y me matriculé. Había oído h

Diferencias entre un comercial y un ejecutivo de ventas
¿Pagarías 5 Euros por asistir a una reunión de ventas?
Rate this post

Una vez hice un curso sobre innovación online.

Todo empezó porque un contacto de redes sociales me invitó a hacerlo y me matriculé.

Había oído hablar mucho de la formación online: que si se impone entre los trabajadores americanos que si patatín y patatán. Así que pensé que además de gratis, tenía que ser bueno.

Conforme iba leyendo lecciones me pareció lo más absurdo que había hecho en mi vida. Porque lo que me encontré eran unas líneas que te hablaban del tema concreto, que podía ser “la cultura de la innovación”, “técnicas de creatividad”… y al final de cada una de estas, un test. Guau! tenía que elegir entre tres posibles respuestas y lo tenía que hacer porque en caso contrario no me dejaban pasar a la siguiente lección. Pues así de sencillo, te vas para atrás, buscas la respuesta, la marcas en la casilla, validas la pregunta y ya esta, pregunta correcta. Así repetía el proceso 10 veces (una vez para cada pregunta) y me dejaba pasar a la siguiente lección.

Bien, ni se te ocurra preguntarme lo que aprendí de innovación porque no aprendí con aquel curso nada. Más bien todo lo contrario. Y además perdí muuuuchooo tiempo. Pero lo que sí aprendí es que el elearning basado en un pdf y un test era pura basura.

Sin embargo…

Mi concepción de la formación online cambió cuando descubrí la formación online basada en el vídeo.

Me dio por matricularme en un curso de Tutellus.com y… vaya… creo que fue la mejor inversión del año 2013.

Descubrí un curso que hablaba de cómo hacer videocursos y la verdad es que quedé maravillado. En primer lugar el profesor te contaba directamente de su propia boca la lección. Y esto ya te hacía estar atento. Te lo podía repetir tantas veces como quisieras, podía parar de hablar y esperarte a que atendieras el teléfono o a que fueras al baño (lógicamente no te esperaba, era yo que rebobinaba o paraba temporalmente el vídeo). Además podías hacer preguntas por escrito. Todo lo que no te atreves a preguntar en una clase de 40 por vergüenza o por no parecer un completo ignorante aquí lo podías preguntar con la tranquilidad de estar hablando directamente con el profesor desde tu casa. Todo cambia. El test (que no lo había) era ahora lo de menos. Lo importante: que el vínculo que se crea con el profesor es tan grande que te motiva a hacer cambios y a poner en práctica eso que te transmite. Por fin una formación que es pura inversión.

Desde entonces no he parado de invertir en formación online basada en vídeo. Es efectiva y por tanto muy económica para los resultados que puedes obtener.

Te la recomiendo.

P.d: El de arriba soy yo el pasado 5 de octubre en el Diario Información hablando precisamente de esto, de formación online.

 

COMMENTS

WORDPRESS: 0